No hay amor más sincero que el que sentimos hacia la comida 
George Bernard Shaw